BIENVENIDOS

Deseo agradecerles la deferencia de acercarse a este espacio que constituye un avance profundo en el amplio campo de la Odontología Forense. En este sitio van a encontrar una modalidad de acción en cada caso que, puede rozar lo particular e inédito de los procedimientos para arribar a la conclusión de que la Odontología en general ha dejado de ser la hermana menor de la Medicina por haberse transformado en una ciencia autónoma por contar con procedimientos propios, fundamentación metodológica rigurosamente científica y de una indiscutible y trascendental proyección social, pasando a ser así definitivamente una rama de la Antropología como lo es la Medicina, entre otras. Y más precisamente en el campo de la Odontología Forense se abre un camino infinito, como una verdadera especialidad, dentro de la currícula del Odontólogo. Los invito amigos lectores a que transitemos juntos este maravilloso y próspero camino.



Prof. Dr. Héctor José Ceppi

ODONTOLOGÍA FORENSE Y SU ÁREA DE PREVISIÓN SOCIAL


Al abrir el área de Previsión no pretendemos hacer un bosquejo histórico-social de tan amplio tema, sólo tal vez con mezquindad deseamos explayarnos en un quehacer de la previsión social, que es justamente el capítulo de palpitante actualidad localizado en una provincia y en un área específica localizada del país en la República Argentina, y no extendernos en conceptos genéricos y universales de la previsión social que es tan amplio como la misma evolución de la sociedad. Es por ello que los invito a escoger experiencias y vivencias que pueden servir de guía tal vez, para ser adaptadas de acuerdo a las posibilidades, idiosincrasias y vivencias de cada lugar como ser en este caso la provincia de Córdoba. Vamos al tema específico.

EL RETIRO JUBILATORIO DE LOS PROFESIONALES DE LA SALUD DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA (LEY 5877). SU ASPECTO SOCIAL, JURÍDICO Y HUMANO.

Bien es sabido que la Caja de Previsión para los profesionales de la salud de la provincia de Córdoba, de adhesión obligatoria, diremos que no todos los profesionales tienen la oportunidad de trabajar en relación de dependencia, un gran porcentual de ellos ejercen sus quehaceres en forma privada, consultorio o farmacia, etc. El ejemplo más claro entre otros los farmacéuticos, cabe aclarar que se trata de una Caja de Previsión que no sólo cubre jubilaciones, ordinarias extraordinarias y pensiones, sino que brinda muchos otros beneficios.

Esta ley nació con el numero 4641, y entre otros profesionales, fui uno de sus pioneros, también tuve la oportunidad de cubrir vocalías en su Consejo Directivo representando a los odontólogos, y a más, como Profesor Titular de la cátedra de Odontología Legal, Historia de la Odontología y Economía Odontológica, todos los años hacíamos mesas redondas con los alumnos formando grupos de diez, a los cuales les dábamos un tema como ser beneficios, recursos, consejo de administración de la caja, etc. invitándolo siempre al Gerente de la Caja Cdr. Afelio Viera, para que nos ayudara a evacuar las dudas e inquietudes.

A través de los años y con el recambio de los miembros del Consejo Directivo ellos se encargaron de ir modificando la ley, y así llegamos hoy, a la Ley 5877, encontrándonos con la particularidad de no poder hacer armonizar racionalmente el monto de los aportes con el de los jubilaciones, y así nació el aporte de clínicas, sanatorios, hasta se llegó a la incorporación de un representante titular y suplente del gobierno en el Consejo, con la promesa de un subsidio que nunca la Caja recibió.

Pasaron los años y números de la ley, y estas incongruencias llevó tal vez al Consejo Directivo en esos entonces, a transformarla en autónoma y autárquica, sin aportes de terceros, no teniendo en cuenta según nuestro criterio que uno de los pilares fundamentales de la Seguridad Social es la solidaridad global y no grupal, porque ésta no tiene efecto de solidaridad alguno; y al no contar la Caja con aportes de terceros se hace imposible hacer jugar la relación aporte con montos jubilatorios y beneficios varios, sólo un 3 % aportan las clínicas y sanatorios no siendo suficiente financieramente, yo diría casi imposible. En la actualidad los primeros años de ejercicio profesional, se comienza con un aporte de $ 124 mensuales, y después de los 10 años en la actualidad se llega a los $ 357 mensuales; para jubilarse a los 65 años con $ 1450 en el presente, no llegando a cubrir ni la mitad del costo de la canasta familiar.

Ante este indiscutido panorama, para hacer llegar los aportes a una jubilación digna sin descuidar otros beneficios y que la jubilación responda a una verdadera etiología de la palabra jubileo, no tenemos que seguir dividiendo sino uniendo las voluntades y estructuras para revertir este lastimoso e injusto panorama, y una de las posibles salidas que nosotros vislumbramos es romper con aquello del rancho aparte, del divisionismo o la confrontación, porque no condice con la evolución de la sociedad y mucho menos con las aspiraciones indiscutibles en el momento del retiro jubilatorio, y por otro lado sin responder al verdadero concepto de democracia de aquello que debe ser participativa e igualitaria, y en lo posible, interinstitucional.

Al fundamento lo basamos en la finalidad que debe cumplir todo gobierno, y en este caso específico el de la provincia de Córdoba, coadyuvando para cubrir ciertos infortunios y respondiendo al mandato de nuestra Constitución Nacional por un lado como ser brindar salud, educación, soberanía, etc. y por asistir a los profesionales a los pacientes justamente de la provincia de Córdoba. Esto sumado a nuestro criterio o sugerencia de permitir la inclusión en el Consejo de Administración de un representante del gobierno provincial.

Quizás estas sugerencias, de haber sido modificada la ley tantas veces y tener la experiencia de cuando el gobierno provincial tenía hasta dos representantes en el Consejo de Administración o Comisión Directiva, no dio resultado positivo, porque el motivo fue que nunca se plantearon las cosas como se deberían haber hecho, es decir, aceptar los dos miembros de parte del gobierno, titular y suplente, pero con la condición que el gobierno provincial no se haga cargo de los montos jubilatorios y pensiones, pero sí de las otras contingencias y beneficios, es decir brindar salud a través del Apross, y demás devengados que brinda hoy la Caja por ser de Previsión Social.

En muchas oportunidades nos preguntamos entonces, ¿cómo hacemos para lograr un equilibrio lógico y asi contar con un retiro enmarcado en principios morales, éticos, sociales y humanos lógicos?, haciendo jugar entonces la verdadera democracia, aquella que sea participativa e igualitaria, e interdisciplinaria y interinstitucional, cambiando la ley y exigiendo que el gobierno de la provincia devuelva a los profesionales lo que estos hacen para mantener la salud de su población, como lo es su función específica entre otras.

Esperemos que en este Bicentenario de la patria, renovemos nuestras esperanzas y mancomunando esfuerzos vislumbremos alguna maduración lógica de esta incipiente democracia, tratando de eliminar los defectos estructurales y adecuarlo a nuestra realidad con verdadera mentalidad de cambio y no de partidismos retrógrados y mezquinos, de grupos monopólicos para asi lograr hacer justicia, y es por eso que pretendemos incorporarlo en mi blog en el Área Jurídico-social y humana, por ser sinónimo de maduración y evolución democrática que nos conducirá indudablemente a la tranquilidad espiritual y felicidad en el momento del retiro jubilatorio; y no a la desesperación y angustia como en la actualidad con $ 1450 por mes.

Pensamos que a esta altura de la evolución social y transitando un nuevo siglo, aquello de rancho aparte o dividir para reinar, o la confrontación, no debería tener cabida alguna en ninguna de las estructuras sociales.

Entre otras argucias, que tratamos de esgrimir, fue la creación de una institución de ex profesores universitarios de Córdoba con tres ingenieros y quien escribe, cuyos montos jubilatorios eran similares a los nuestros, para lograr entre otros objetivos indiscutibles fusionar las cajas que según cálculos financieros en esos momentos por un efecto de solidaridad global, se lograrían disminuir los aportes y duplicar las jubilaciones, pero nada de esto se logró, a tal extremo que tuve que renunciar a la institución, pero siempre pensando que la unión hace a la fuerza y que el rancho aparte en este siglo no tiene cabida en ninguna estructura social, y si esta unión se hace inter-institucionalmente apartada de todo partidismo y ambiciones de figuración o económicos, recién podremos decir la democracia está madurando. Es por ello que debemos aprovechar, para recibir los mejores frutos, solo nos hace falta mancomunión de esfuerzos, por sobre filosofías de toda naturaleza y solidarizarnos mutuamente, y todos embarcados en el mismo barco hacia un fin común, y recién podremos decir el retiro jubilatorio de los profesionales de la salud de la provincia de Córdoba su monto es una gratitud por los años de trabajo a disposición de nuestros semejantes en un marco de solidaridad, dignidad, ética moral, social y humana.

Por lo comentado nos preguntamos, ¿por qué los empleados administrativos y directivos de la caja perciben un sueldo en casos que triplican o mas el monto que nosotros percibimos como jubilados?. Entonces, en su defecto, ¿por qué no equiparamos las jubilaciones y pensiones a los empleados municipales o provinciales, siendo que el presidente puede hasta triplicarse la jubilación actual y los demás miembros dos veces más.

Pensamos en un farmacéutico entre otros profesionales, que tiene que vivir con una jubilación de $ 1450 mensuales, o en lo contrario, morir a la par del mostrador o de los consultorios de los profesionales en su plena decrepitud, o vivir a expensas de sus familiares; o lo peor que pueda suceder, apartarlo de las posibilidades de atención de nuestros pacientes, lucrando con la profesión siendo que éstos a través de sus impuestos permitieron obtener nuestro título profesional.

Pensamos que son muchas las motivaciones para que en un futuro no muy lejano, los profesionales de la provincia de Córdoba contemos con una Caja de Previsión que responda a las aspiraciones de quienes tuvieron la suerte de contribuir para cristalizar las necesidades de los afiliados con ecuanimidad y justicia, y a su vez, cuente con los otros beneficios, transformando nuestro haber jubilatorio en un verdadero jubileo, sacándonos de las angustias, o teniendo que vivir nuestros últimos años a expensas de nuestros familiares, que no todos los profesionales lo pueden hacer trabajar en relación de dependencia, o de lo contrario, transformando las prestaciones médicas en una verdadera mercancía, cayendo en el concepto corrupto del lucro con la profesión, alejado de ser un medio de vida, enmarcado en parámetros éticos, morales, sociales y humanos como lo establece nuestro juramento hipocrático.

Hoy por decisión democrática de todos los profesionales de la salud contamos con un presidente que es odontólogo, cuyas condiciones y principios sumados a mas de ser un verdadero sanitarista que hasta llego a mas allá de ser catedrático, fui director de uno de los hospitales más grandes de Córdoba, el San Roque, es decir, tiene sobradas experiencias para el manejo de nuestra Caja pero por las circunstancias expuestas les pusimos en sus manos una estructura que ni el más bendecido por el Creador, podrá cumplir con aquello de lograr con lo que todos aspiramos, si no se disponen la obligación de cambiar la ley 5877, y hacer jugar aquello que en el transcurso de este año en el acto que se realizó en el Círculo Odontológico de Córdoba, de formar una institución interdisciplinaria de las instituciones de la salud, me refiero a las palabras pronunciadas por el Sr. Presidente actual de la Caja, Dr. Ramón Ocanto.

En este Bicentenario de nuestra patria esperemos que nos encuentren dispuestos a hacerle honor a la verdadera democracia, y sin mezquindades de ninguna naturaleza, busquemos en este nuevo siglo, el sendero de la solidaridad global, y que esta sea recíproca, interinstitucional y entre nuestros semejantes, haciendo que el quehacer de la salud sea por otro lado en lo posible igualitaria, oportuna, eficiente y humanizada (Ver El Sistema Intermedio de Salud de mutuales y obras sociales, y sus posibilidades de cambio).

No podemos seguir insistiendo en una Caja de Previsión con la estructura actual, modifiquemos la ley con verdadera mentalidad de cambio, redoblando nuestros esfuerzos y esperanzas hacia nuestros semejantes en una mancomunión de objetivos y seguro que así lograremos llegar a cristalizar el bienestar de nuestros pacientes, siempre cumpliendo con el mandato de la Constitución Nacional con los recursos necesarios para beneficiar a nuestros pacientes y por reflejo y repercusión a nosotros mismos. No olvidemos aquellos de no hacer justicia a los demás, si no la hacemos a nosotros mismos, creemos que es muy importante continuar con prácticas solidarias que nos llevarán a la verdadera justicia social, tratando siempre de darse a los demás, y luego asi recibir lo que hemos ofrendado.


CONSEJOS O SUGERENCIAS

No olvidemos que nuestra Constitución Nacional expresamente en su artículo 14 bis, puntualiza que a los obreros se les debe dar participación de las ganancias de sus empleadores, ¿entonces por que no ayudar a los profesionales de la salud que se dedicaron toda su vida al cuidado de sus semejantes en el ámbito provincial y la provincia en el momento actual no les devuelve nada?.

¿Por qué los colegios y consejos profesionales que son las organizaciones que llevan el control de la matricula, la potestad disciplinaria y la conducción de la dirección no ponen su granito de arena y bregan para que sus afiliados en el momento del retiro jubilatorio cuenten con un monto que les permitan vivir dignamente ya que tanto una como otra institución tienen en su seno un tribunal de disciplina al cuidado de la ética y moral de los profesionales?.

Observen cuantas incongruencia jurídicas y sociales, todos los habitantes aportan a través de los impuestos para mantener las cárceles, por decir un estamento social, pero el gobierno no aporta nada para aquellos profesionales de la salud que tratamos de cubrir a todos los habitantes por igual. No olvidemos que cada preso nos cuenta $ 3600 por mes, que salen de los impuestos, y para colmo no los hacen trabajar para que por lo menos se paguen lo que comen, como lo preconizo en la Biblioteca Virtual en el libro “La adecuación y transformación de las estructuras políticas y sociales” en el capitulo “Sistema Carcelario”. No lo puntualizo a esto en especial por haber sido víctima del delito, sino que podemos tomar cualquier otro parámetro social como Aerolíneas, transporte público en la ciudad de Buenos Aires, etc.

Sin entrar a considerar otros estamentos sociales y sin abundar en mayores consideraciones, diremos que por más que pongamos al frente de la Caja de Previsión al Mesías prometido, con las estructuras actuales, se producirá la incongruencia de tener que aportar desmedidamente para tener al final del retiro una jubilación inadecuada para un profesional de la salud.

¿Por qué no equiparar el monto jubilatorio con el de un profesional de la salud de la provincia de Córdoba o de la Municipalidad?, ¿será imposible?.

Seguimos sosteniendo que existen formas y maneras para lograr tales objetivos, sólo nos hace falta y en especial en este Bicentenario de la Patria de recordar aquello de “Argentinos a las cosas”, predisponiéndonos todos de acuerdo para lograr un fin común y así alcanzar el bienestar que es sinónimo de felicidad. Nos da la impresión que la sociedad ha avanzado como viajando en aquel cohete teledirigido de un ex presidente de la Nación, un agorero que nos dijo que se subía hasta la estratósfera y de ahí en cinco minutos estaba en Japón, mientras que en las estructuras normativas, políticas y sociales van a pasos de carretas pero tiradas por bueyes, debido solamente a filosofías y estructuras políticas retrógradas, sin mentalidad de cambio.

Para finalizar y sintetizar diremos que el gobierno provincial, el que fuere, no puede darle a los profesionales de la salud la espalda, porque éstos se brindan cotidianamente para mantener lo más preciado del hombre y la sociedad que es la salud, recién así podremos decir se hizo justicia, y al hablar de justicia, no pude dejar de incluir en este blog el Departamento de Previsión y futuro de los profesionales porque desde nuestro puesto de trabajo también contribuimos a la justicia como verdaderos forenses.

Yo no he hablado de incongruencias o falta de perspectivas, yo hablo de inclusión y participación activa de los estamentos sociales, porque nuestros objetivos y frutos son en pos de la sociedad toda, el de mantener la salud de nuestra población en un marco de justicia y racionalidad mutuas.

No tiene ser un pacto, como estamos acostumbrados a ver entre fracciones políticas e instituciones, sino que debe ser un derecho natural cumpliendo con nuestra Constitución Nacional, porque en definitiva es una integración democrática con el único fin en el bienestar común de los profesionales de la salud y por reflejo y repercusión del pueblo, que es en definitiva quien recibe los beneficios.-

No hay comentarios: