BIENVENIDOS

Deseo agradecerles la deferencia de acercarse a este espacio que constituye un avance profundo en el amplio campo de la Odontología Forense. En este sitio van a encontrar una modalidad de acción en cada caso que, puede rozar lo particular e inédito de los procedimientos para arribar a la conclusión de que la Odontología en general ha dejado de ser la hermana menor de la Medicina por haberse transformado en una ciencia autónoma por contar con procedimientos propios, fundamentación metodológica rigurosamente científica y de una indiscutible y trascendental proyección social, pasando a ser así definitivamente una rama de la Antropología como lo es la Medicina, entre otras. Y más precisamente en el campo de la Odontología Forense se abre un camino infinito, como una verdadera especialidad, dentro de la currícula del Odontólogo. Los invito amigos lectores a que transitemos juntos este maravilloso y próspero camino.



Prof. Dr. Héctor José Ceppi

ÀREA DEL SISTEMA DE SALUD Y SU EVOLUCIÓN



HACIA LA EVOLUCIÓN RACIONAL DEL SISTEMA ODONTOLÓGICO DE SALUD EN EL BICENTENARIO

Al transitar el bicentenario de la liberación nacional se me hace la obligación como argentino democrático de referirme y establecer un parangón entre las costumbres de los habitantes de antaño con los de la actualidad, en lo que respecta a las finalidades de las mismas. Antes, las motivaciones eran para darle mayor ferocidad a sus rostros y otras supersticiones propias de aquellas épocas, y hoy observamos a pesar de los años transcurridos que se siguen practicando claro está un poco mas disimulado pero con resultados negativos, para la dignidad humana, a pesar de la evolución de las ciencias odontológicas, pero también por motivaciones distintas. Así observamos que en la actualidad se producen verdaderas mutilaciones dentarias.




Ya Aristóteles nos manifestaba que “para tener una mayor y mejor intuición debemos mirar las cosas a través de su evolución y a partir de su primer origen”. Es así como vemos las mutilaciones, botoques, amuletos y tembetá en las diferentes costumbres de los humanos en el mundo; y las mutilaciones hoy en el bicentenario de mi patria se siguen practicando en el campo de la Odontología. Y las motivaciones cambiaron, y se debe, al sistema de salud odontológico en especial, al intermedio de mutuales y obras sociales, que emergió con la Ley 18.610 establecida por el entonces Ministro de Salud de la Nación Dr. Manrique, adoptándose tres subsectores, el privado, el intermedio de mutuales y obras sociales, y el público a través de los hospitales, dispensarios, en sus tres niveles nacional, provincial y municipal.




Si bien es cierto que fue un adelanto interesante porque se establecieron códigos de prestaciones, normas de trabajo racionales a este sistema le faltó lo principal, que es justamente la regulación normativa jurídicamente establecida por las Cámaras respectivas de Diputados y Senadores sobre qué prestaciones deben cumplimentar para ser prestadores de salud en cada especialidad médica en general, y en especial, la odontológica, ya que por leyes laborales aportan para salud empleados y empleadores. Pero la picardía criolla no pudo faltar; y así existen prestadores de Odontología que sólo cubren consulta, extracciones y algunas curaciones, produciéndose de esta manera verdaderas mutilaciones porque son pocos los prestadores de salud que cubren prótesis y si algunos la cubren, con un Coseguros imposible de acceder la mayoría de los aportantes (Ver libro de mi autoría titulado “El Sistema de Salud Autogestionado y la Formación Integral del Auditor Odontólogo", BSG Basago Libros, Córdoba, 2002), en cuyo Consejo de Administración sugerido que debe integrarse de manera participativa e igualitaria cuyos representantes de cada estamento que conforman este quehacer deben ser elegidos a través de votaciones democráticas y en lo posible a nivel provincial, según mis sugerencias.




Tenemos que comenzar a pensar en una organización democrática en la cabal acepción de la palabra, que se autónoma, manejando los dineros de los aportantes, como lo dijimos, y el Estado como derecho constitucional, creándose las subcomisiones necesarias para un mejor accionar del sistema y fundamentalmente, substrayendo los dineros de fondos comunes del Estado donde por lo general se pierden en el limbo.




Es así como podemos observar en este pantallazo somero, histórico y social como las mutilaciones existieron desde siempre pero con diferentes finalidades, antes para darle mayor ferocidad al rostro, como veremos en el trabajo siguiente, y otras motivaciones; y hoy, sólo por afán de lucro, por no estar reglamentado el sistema de prepago donde los dineros entran y no salen prestaciones odontológicas. Bástenos un solo ejemplo, una de las prestadoras más grande de la provincia de Córdoba, Argentina, el APROSS no cubre coronas, pernos, pilares, implantes, ortodoncia que es una prestación preventiva y curativa al mismo tiempo, etc. y los auditores de este instituto juegan al “Ay, no, esto no lo cubre”, “Esto no”, etc. Y lo poco que cubren de prótesis estándar para no despoblar bocas el afiliado debe pagar un plus, hoy denominado Coseguros, que son pocos los que pueden abonarlo, ya que casi llega a los valores que se cobran en forma particular.




Tenemos que empezar a pensar después de que leamos el trabajo sobre mutilaciones, botoques, amuletos y tembetá, para luego entrar al capítulo específico sobre “Odontología de todos y para todos”, modificable por cierto, pero abriendo el camino para una Odontología digna para los pacientes y por reflejo y repercusión para una profesión cuyos profesionales como medio de vida se vean reflejados en parámetros enmarcados en profundos conceptos hipocráticos. Los invito a la lectura de este trabajo, que es un resumen sucinto de un audiovisual presentado en Extensión Universitaria de la Universidad Nacional de Córdoba, Facultad de Odontología, por el Dr. Presman y el Dr. Ocanto, hoy presidente de la Caja de Jubilaciones de Profesionales de la Salud de la Provincia de Córdoba.


LAS MUTILACIONES EN ODONTOLOGÍA Y SU ASPECTO SOCIAL

Al considerar algunos aspectos fundamentales de la historia de la Odontología y su evolución a través del tiempo hasta nuestros días, lo que implica necesariamente valorar su importancia en la vida social, no es posible ignorar entre otros aspectos de indudable gravitación, a las mutilaciones dentarias, Botoques, Amuletos y Tembetá. La cuestión se vincula indudablemente con la misión que nos compete a los odontólogos en cuanto hace a los aspectos sociales de la profesión.


Antes de entrar en materia no es inoportuno recordar, si bien el concepto entraña un lugar común, que la historia de toda ciencia ofrece enseñanzas profundas de indiscutible interés general, acierto éste que ya un filósofo de la antigüedad Aristóteles sintetizó con agudeza al expresar que “en cualquier campo se logra la mejor intuición de la realidad si se miran las cosas desde el proceso de su desarrollo y a partir de su primer origen”; las mutilaciones dentarias son de antigua data, se practicaban como pena que muchas veces acompañaba a la de muerte, como sanción accesoria, o simplemente, era utilizada como un medio de identificación de las personas.


El primer aspecto ha desaparecido de las legislaciones penales de todos los estados civilizados ya que solo se justificaría como un resabio de barbarie respondiendo a concepciones superadas de la represión penal que veía en ella, mas un instrumento de venganza que una reacción social ante el delito. En nuestros días aún subsisten estas raras prácticas de mutilaciones, botoques, amuletos y tembetá, sino bien ya por aquellos motivos. Empero si bien es cierto que los motivos de las mutilaciones han cambiado, no es menos real que no solamente en conglomeraciones humanas de escasa lectura, sino también en pueblos que manchan a la vanguardia de la civilización se practican hoy aún métodos tan repugnantes y que denigran la condición humana. Son otras las causas o motivaciones como ya señalaremos, las que por su indudable repercusión social nos permitiremos señalar sucintamente a continuación.


El vocablo mutilación deriva del latín MUTILARE, cortar o cercenar alguna parte del cuerpo, particularmente en el viviente.



En la Odontología la práctica de las mutilaciones se realizaron en distintas épocas de la historia y con diversas finalidades, costumbres que aún subsisten en la actualidad en algunas tribus salvajes de África, América y Australia. Magitot clasificó las mutilaciones dentarias en: Por fractura, que se realizaban por medio de una piedra o instrumento que se aplicaba oblicuamente entre los dientes, operación que terminaba con el limado y pulido de los cabos de esas fracturas.

También así podemos observar a negros de la tribu de Joruba (África del Norte) con sus ángulos dentarios mesiales fracturados y limados, costumbres que son practicadas también por los indígenas de las Islas de Borneo y el Congo.




Por extracciones dentarias más injustificables eran las avulsiones en las ceremonias de pubertad, según esas creencias las mozas casaderas no podían cambiar de estado civil si el novio no les extrae un diente que luego guardan éstos como amuleto.


En Polinesia se practicaba el denticilio ritual a la muerte de alguno de sus jefes, esto se llegó a generalizar a tal punto que algunas tribus del curso inferior del río Congo, en ritual la avulsión de los incisivos superiores; que al preguntárseles a un negro qué objeto tenían esas extracciones, él les respondió “son para darle mayor sabor al beso”.


En cambio en las Islas Aleutianas es común que cuando alguien pretende que le sea transmitido el poder mago muerto, el futuro sucesor tiene que visitar la caverna donde se oculta el cadáver, entablar diálogo toda la noche y terminar quitándole un diente que ocultará luego el postulante debajo de su lengua, que lo llevará como amuleto.


En la India a los hechiceros malvados se les castigaba extrayéndoles los caninos superiores, con lo que quedaban imposibilitados de articular con limpieza sus plegarias de maldad y esto tanto ofende al dios que hace caer sobre él las calamidades que solicita para otro.


Luego tenemos que en uno de los mejores aguafuerte de Goya titulado “A casa de dientes” el inmortal artista reproduce la figura de una joven temblorosa que tapándose la cara pretende arrancar los dientes de una ahorcado. La joven que Goya satiriza debe buscar unos dientes para hacer unos amuletos tal vez, por el convencimiento tan arraigado de que el diente de un ahorcado le trae bienestar a quien lo posee.



Por transplante lo podemos observar en la siguiente imagen para efectuar tal operación compraban las personas mas pudientes los dientes sanos a los infelices necesitados que luego se los transplantaban a quienes estaban sin ellos o los tenían defectuosos. En un grabado titulado “Transplante de dientes” de 1747, ridiculizados tales ensayos, nos muestran a dos operadores trabajando en esta delicada intervención, uno para extraer los dientes del pobre necesitado que soportaba la tortura y el otro, para colocárselos a los ricos y desdentados clientes que sufren estoicamente tales sacrificios a fin de embellecerse, cosa que parece haber conseguido el otro personaje que se contempla delante del espejo.


Mutilaciones y transplantes por reciprocidad amorosa; se cuenta que Luis VI y María Antonieta se intercambiaron un diente en prueba de amor, mutilaciones por limado, en África negros del Congo limaban sus dientes superiores en punta, para dar a sus rostros una expresión de mayor belleza.


 En cambio entre los pigmeos este limado se hacia a los fines de dar al rostro rasgos de mayor ferocidad.


También podemos observar la máscara del brujo Camerón, con los dientes limados en punta, convirtiéndoselos en diente de lobo.


Los Bogogos limaban sus dientes en forma de sierras, para darles apariencia de dientes de cocodrilos, simulando animales feroces.


Los Sarakabas del Sudan, los Bolelú del Congo mutilaban sus incisivos superiores mediante el desgastado de sus caras proximales en forma de media luna.


En cambio las mutilaciones por incrustaciones se observan en las caras vestibulares de los dientes superiores, las formas de las cavidades eran generalmente circulares, existiendo también triangulares y rectangulares, pudiendo ser una, dos o tres las incrustaciones que a veces van acompañadas por mutilaciones por desgastes.



Se puede observar también con tres incrustaciones encontrados en Holmul, Departamento del Petén.


También observamos incrustaciones encontradas en tumbas Mallas con piedras negras en dientes encontrados en Campeche, México.




En excavaciones realizadas en Guaxatun se descubrieron dos piezas de extraordinario valor



que comprende todo el arco superior inclusive, los terceros molares; en los incisivos y caninos podemos observar incrustaciones en pirita en forma redonda que llaman la atención justamente por su redondez y simetría. Piezas halladas en Campeche, México, pueden apreciarse en los dientes anteriores incrustaciones hechas con disco de oro. En el Valle de Ulúa y Honduras fue encontrado un cráneo que contiene tres incrustaciones de turquesa y una cuentecilla de jade.



En México se han encontrado dientes con incrustaciones de cristal de roca, jade, turquesa, obsidiana y cemento rojo.


De acuerdo a la clasificación de Daniel Rubín de la Borbolla existen 26 tipos de mutilaciones dentarias que él las clasificó con las letras del alfabeto.



También diremos que ciertos grupos de indígenas del Alto Amazonas conocidos por sus repugnantes habilidades con el nombre de Cazadores de Cabezas, festejaban sus rictorios decapitando a los individuos y luego paseaban sus trofeos de cabezas desecadas y momificadas, reducidas al tamaño de una nuez de coco; habitualmente eran los conquistadores sus víctimas.







también los Jíbaros y los indios de Nueva Guinea usaban procedimientos análogos.


El concepto de estética y belleza facial en países menos civilizados llega a la más exagerada transformación. Entre las tribus de los indios Botocudos, Bues y mujeres del Aimaráz de las frondosas selvas del Brasil y del África Ecuatorial, los Mobikas según costumbres que datan desde remotas épocas, las mujeres se alargaban los labios desmesuradamente con unos discos de madera.


En las selvas cerca del Ecuador hay algunas tribus que se distinguen con el nombre de Colorados por tener la costumbre de pintarse el rostro y los dientes de color rojo, además de adornarse la cabeza, perforarse las orejas, nariz y labios. Para lucir belleza facial hay algunas tribus del África Ecuatorial, los Soha, Digue se colocaban en ambos labios elegantes discos y platos de tal manera que en sus labios suelen llevar incrustados platos de 15 a 20 cm de diámetro; con tales adminículos decorativos hay que decir que incluso el comer se les hacía difícil, a tal extremo que algunas mujeres se veían precisadas a empujarse los alimentos sólidos hasta el fondo de la boca; además el uso de tan horribles botoques llegaba hasta a dificultarles la expresión del lenguaje, a esos rodajos de madera se los llamaba “Botoques”, porque la tribu de los Botocudos eran los que los usaban con más exageración y no precisamente por un singular sentido de la belleza, sino por la arraigadísima superstición de creer que colocándose amuletos especiales en la entrada de los orificios naturales se preservaba al cuerpo contra los malos espíritus que por ellos entran.







A los amuletos los usaban y los usan en la actualidad con fines estéticos las tribus de los Papúes, Bantúes y Congoleses; también tribus de América del Norte y los Jíbaros del Amazonas.


Los Carajós cuelgan en sus labios piedras de cuarzo, cristal de roca y alabastros, también se haya extendido el uso de estos adornos labiales entre los indios tobas del Chaco.










Otros indígenas se contentaban con lucir elegantes brazaletes y collares de dientes humanos arrancados a los infelices blancos, que caían en su poder.


Lo cierto es que en todos los países y en toda época la vanidad humana puede conducirnos a extremos inconcebibles.


Entre los indígenas prehispánicos de Mendoza era común el adorno labial, sobre todo entre los conocidos indios Huaspe, Tunuyán, a estos adornos se los denominaba “Tembetás” que eran similares a clavos o agujas, usándose con mayor frecuencia en el labio inferior, atravesando a éste de vestibular a lingual, llegando a tener hasta 20 cm. de largo con un diámetro de hasta 2 cm.







Expresados los conceptos genéricos precedentes abordaremos los supuestos de mutilaciones en medios sociales de un elevado nivel de cultura y que por paradoja aún se den en nuestros tiempos.


El odontólogo de nuestro tiempo y aún en nuestro medio suele producir verdaderas mutilaciones que por lo general responde fundamentalmente a tres causas: a) Falta de adecuada formación profesional; b) Imperiosa necesidad de orden económica, cuando no el simple afán de lucro; c) Impericia, negligencia o imprudencia en el ejercicio de la profesión. Es indudable que las tres motivaciones señaladas, con la excepción de la que alude a una necesidad de carácter económico, apuntan a la formación profesional del odontólogo en sus aspectos puramente técnicos, éticos y sociales. Ocioso sería recordar que la impericia, negligencia o imprudencia generan para el odontólogo la obligación de responder civilmente y aún en la faz penal, por el daño causado al paciente en virtud de principios consagrados por la legislación universal, siendo de recordar en este aspecto que en los EE.UU. por ejemplo son comunes las acciones deducidas por daños y perjuicios en razón de las circunstancias que apuntamos. Pero desgraciadamente, no basta la coacción legal para sustraer al odontólogo de prácticas tan reñidas con el verdadero sentido profesional. Quizás la fuente original del mal debamos buscarla en los fundamentos de un deficiente sistema asistencial. En nuestro país, no es un secreto para nadie que la asistencia médica y en el concepto englobamos la odontológica, se torna cada día más prohibitiva para la población de escasos o medianos recursos por su elevado costo. Pacientes que prácticamente se hacen desdentar, lo que importa una verdadera mutilación, porque sencillamente una extracción es menos engorrosa que una reparación o sustitución dentaria. Odontólogos que impulsados por el afán de lucro aconsejan la extracción total e innecesaria de las piezas dentarias, verdadera mutilación como ya habíamos dicho, con el objetivo de que el paciente le encargue la confección de una prótesis que le reporta al profesional mayores beneficios económicos.


Sistemas de prestaciones odontológicas por medio de mutuales, que sólo brindan a sus afiliados extracciones y curaciones, por cuanto las reparaciones y demás, deben ser pagadas por el paciente, que obligan a éste tantas veces, al amparo de profesionales llegar a verdaderas mutilaciones. Configuran cuadro de modernas aberraciones, que en nuestras épocas y medio, se debieran desaparecer del campo de la Odontología.


De los antecedentes señalados, ocioso sería ejemplificar con casos concretos porque constituyen una realidad palpable en la vida profesional. No pretende este breve trabajo agotar tema de tanta repercusión en la actividad odontológica, pero sí esbozar a título de conclusión que para terminar con esta versión moderna de práctica de civilizaciones primitivas es menester poner el acento en tres tareas que estimo decisivas, a saber: 1) Imbuir a los futuros profesionales de sólidos principios éticos sociales sin descuidar por cierto su necesaria formación técnica; 2) Bregar para que el sistema asistencial en necesarios ajustes y cambios, responda a las reales necesidades de salud en la población; 3) Inculcar al paciente la misión fundamental de que una adecuada atención odontológica es ingrediente esencial de su salud a la par que en orden a función estética constituye un factor primordial en el desarrollo de la personalidad.


Bibliografía:
ARQUES, MIARNAU; “Historia de la Odontología”.
LERMAN, Salvador; “Historia de la Odontología”.
PEÑALVER, Julio; “Odontología Legal”.
DALTON; “Los cazadores de cabeza”, Boletín Dental Argentino 1949.
BELTRAN, Juan R,; “Odontología Legal”.
BONNET, Emilio; “Medicina Legal”.
Temas de clases sobre Historia de la Odontología en la cátedra de Odontología Legal, Historia de la Odontología y Economía Odontológica.
Archivo del Museo Histórico de la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional de Córdoba, fundado por este autor.


Concluyendo con este capítulo decimos
1) Formar a los futuros odontólogos con sólidos conocimientos y principios éticos, sociales y humanos, sin descuidar estos dones maravillosos y mucho menos ahora cuando estamos transitando el bicentenario de la “liberación nacional”; sin olvidarnos de su necesaria e imprescindible adiestramiento técnico, despertando en cada accionar de su quehacer de incólumes principios solidarios, y así recién lograremos acercarnos al pueblo, que en definitiva fue quien nos posibilitó la obtención de nuestro título profesional.

2) El odontólogo debe luchar permanentemente para que el sistema de salud odontológica se ajuste a las necesidades y evolución de nuestra sociedad, tratando siempre de adecuar las estructuras políticas y sociales a la verdadera realidad actual, y además de sus normativas para responderle a la sociedad toda con equidad y justicia.

3) Para lograr tan necesitadas transformaciones debemos exigirles a nuestros legisladores a través de las instituciones profesionales para que reglamenten jurídicamente sobre quienes pueden se prestadores del sistema intermedio de salud de mutuales y obras sociales, a través del prepago, puntualizando en cada quehacer de la salud humana los trabajos que deben cubrir (Ver libro de mi autoría “El Sistema de Salud Autogestionado y la formación integral del auditor odontólogo”), para sacar a la profesión del concepto hoy totalmente desvirtuado de considerar a la Odontología como un quehacer para el lucro, hasta llegaron algunos prestadores a cubrir solo consultas y extracciones, más algunas obturaciones, y no prótesis, y otros actos odontológicos indispensables; y las que cubren prótesis de acrílico solamente lo hacen con un coseguro que es un plus encubierto, imposible de abonar por los afiliados, mutilando de esta manera a la población. Realidad ésta que me hace reflexionar: ¿Qué diferencia encontramos en las mutilaciones de antaño y en las actuales?; ayer para darle mayor ferocidad al rostro y otras supersticiones, hoy por solo el afán de lucro, y esto se debe, simplemente al no estar reglamentadas jurídicamente las leyes sobre prestaciones médicas en general del sistema intermedio, sin dejar establecido quiénes pueden ser prestadores de servicio del sistema y qué prestaciones deben cubrir como mínimo.

4) Debemos transmitirles a nuestros pacientes nociones fundamentales de que una adecuada atención es un ingrediente indispensable y esencial de la salud, a la par de que su función estética contribuye a un factor primordial en el desarrollo de la personalidad humana.

5) Es por ello que estamos convencidos plenamente que un sistema de salud autogestionado como el que proponemos, que responda a una verdadera democracia, sino también que los dineros dispuestos por leyes laborales que aportan los afiliados obligatorios y los optativos, sean manejados por ese consejo de administración constituido democráticamente y no que vayan a parar a fondos comunes de los gobiernos de turno, donde se esfuman o pierden en el limbo de lo incierto. Los gobiernos son los que deben contribuir para que se cumpla con lo establecido en nuestra Carta Magna, la Constitución Nacional, de brindar salud, educación y soberanía, aportando de su parte todo lo necesario para que se haga realidad lo ya establecido.

6) Hemos llegado al extremo que los gobernantes echan mano a los dineros dispuestos para previsión y salud para cubrir otros menesteres, ejerciendo así una verdadera politiquería.

7) Los dineros dispuestos para salud de la población que devengan de los afiliados y el gobierno, deben quedar enmarcados en parámetros insoslayables de la libre elección paciente-profesional y viceversa; cumpliéndose así con postulados concertados universalmente, existen en la actualidad prestadores que cuentan o tienen dos o tres odontólogos, lo mismo sucede con otras profesiones médicas, trayendo por consecuencia turnos para pacientes a largos plazos de meses. Pensamos que si todo se reglamentara dentro de parámetros y normas acordes a nuestra evolución social, seguro que los dineros dispuestos para salud humana bien manejados, alcanzarían para cubrir a los indigentes, lo que me hace reflexionar sobre que la sociedad ha evolucionado como viajando en un cohete teledirigido mientras que las normativas políticas y sociales van viajando en carreta, y las pocas normas existentes por lo general no son cumplidas.

8) De llegarse a cumplir con algunas de estas sugerencias, modificables por cierto, llegaríamos a contar con un sistema argentino de salud, que nos llenaría de orgullo entre los países mas avanzados del mundo.

9) En principio, el sólo hecho de que los profesionales odontólogos se inscriba en el Colegio de Odontólogos para poder ejercer legalmente la profesión, se transformarían en efectores de salud del sistema si así lo prefirieran, de lo contrario, podrían ejercer la profesión libremente pero siempre colegiándose.

10) Se deberían formalizar contratos con otras provincias de reciprocidad para la atención de sus ciudadanos, también los turistas deberían abonar seguro de atención mientras dure su permanencia en la provincia.

11) Hoy transitando este bicentenario de la patria me sentiría reconfortado con una atención odontológica minina, indispensable que sea igualitaria, oportuna, eficiente, controlada, con una retribución al profesional a través del Sistema de Estructura de Costos de cada prestación, estimulando así al profesional al trabajo y a la reputación digna en el lugar donde realiza sus actividades.




Preludio de un Sistema de Salud Autogestionado
La sociedad requiere un cambio del Sistema Asistencial Odontológico.
Antes de explayarme sobre las sugerencias de un Sistema de Salud Autogestionado de atención odontológica, manejado a través de un Consejo de Administración que se proyecte de manera tal que sea de todos y para todos, me viene al recuerdo las palabras de Goethe cuando nos decía “no debe haber ningún pasado hacia el cual dirigir una mirada lánguida, sólo debe haber una eterna novedad que se va formando con los aportes del pasado, los cuales en sus funciones creadoras han de producir en cada instante un algo cada vez mejor”.

En realidad, por nuestros conocimientos y experiencias en estos quehaceres nos obligan sugerir un sistema de atención democráticamente concebido que emerge como una necesidad imperiosa debido al injusto y descontrolado sistema que atravesamos, que responde solo al consumismo, al afán de lucro y no de un quehacer como un medio de vida, enmarcado en principios, ideales, valores y solidaridad que respondan al juramento hipocrático, todo lo contrario a lo que sucede hoy con la falta de reglamentación por el Estado y descontrolado abuso de los prestadores actuales a través de Gerenciadoras, Gremios, Sindicatos, Instituciones Profesionales, privadas, etc. que nos llevaron hoy a contar con 500.000 indigentes según el Ministro de Salud de nuestra provincia, que eme exigen traer a sus conocimientos un ejemplo: La Mutual de DASPU, Universidad Nacional de Córdoba insume sólo en gastos de salarios 1.000.000 $ y si le agregamos los otros gastos fijos como luz, agua, gas, teléfono, lugar edilicio, custodia por Policía Federal, etc. yo creo que de los aportes obligatorios y los adheridos voluntariamente no llega a los aportantes ni un 40 % de esos dineros, y si le sumamos las tercerizaciones como por ejemplo Federación Odontológica de Córdoba que también tienen sus gastos fijos, lugar edilicio, sueldos, facturaciones innecesarias existiendo la informática, más los sueldos de los empleados que también contribuyen como verdaderos coladores de los aportes de los afiliados.

Si a todos estos gastos innecesarios según nuestro criterio, le sumamos la prescripción en Odontología de recetas magistrales que abaratan sustancialmente el costo de los medicamentos, cada vez más nos acercaríamos a las necesidades de la población. Es así como vamos dejando muy pocos recursos para las prestaciones en sí cubriendo cuando más algunas prestaciones y rompiéndose con postulados concertados universalmente como lo es paciente-profesional y viceversa, y dejando sin cobertura a los indigentes que me traen al recuerdo las frases de Mahomides que ya hace varios siglos nos decía “sostén la fuerza de mi corazón a los fines de que estés dispuesto siempre para servir al pobre, al rico, al amigo, al enemigo, al bueno, al malo y también al malvado. Haz en el que sufre que yo no vea nada más que a un ser humano”.

Las prestaciones odontológicas distan de ser hoy las más adecuadas para los requerimientos de nuestra sociedad, debido a defectos estructurales de la sociedad, pero eso sí, la más cara, sólo al alcance de algunos como si fuera la salud una simple mercancía. Es así como emerge la necesidad de prestaciones odontológicas mínimas e indispensables para toda la población, respondiendo a postulados universalmente concertados en la libre elección y con coberturas para toda la población por igual, con materiales corrientes y otras prestaciones especiales para etapas más evolucionadas del sistema como ser cromocobalto, oro, etc.

La revolución industrial hizo cambiar totalmente el equilibrio ecológico de la población en lo que respecta a salud, especialmente con la aparición del sistema intermedio de mutuales y obras sociales y sus leyes respectivas 18.610 y 18.710 que hicieron emerger las corporaciones monopólicas con la nueva forma de atención a través del prepago, pasando todo a manos de terceros, llegando al colmo que algunos prestadores de servicios odontológicos se transformaron en mutilantes porque sólo cubren consultas y extracciones, más algunas curaciones, y nada de Odontología restitutiva como ser las prótesis, ni siquiera las de acrílico con los servicios eficientes que éstas prestan; y la profesión así se fue alejando cada vez más de la sociedad que en definitiva fue la que tributó para que los profesionales obtengan su título como tales. Es así como emerge la imperiosa necesidad de que a esta altura de la evolución social de una incipiente democracia, que responda a un sistema de atención de otra realidad social actual.

Para lograr los objetivos que planteamos nos hace falta contar con odontólogos formados como en otras épocas, es decir, que respondan por sus conocimientos a las necesidades de toda la población con una formación universalista y no unilateralizada, y así lograr solucionar los problemas de los pacientes sin tener que deambular por protesistas dentales dejando los pacientes sin prótesis por uno o dos días por no saber agregar un diente, un gancho, hacer una compostura que en pocos minutos se pueden solucionar.

La Odontología no puede seguir siendo dependiente de un sistema monopólico, sino como una verdadera profesión liberal y retribuyendo a los odontólogos por el sistema de estructura de costos. Yo me pregunto, ¿dónde quedó la libre elección paciente-profesional y viceversa, algunos prestadores en la actualidad cuentan con sólo uno o dos odontólogos?.

El sistema propuesto de cualquier modo permite a los profesionales que no quieran pertenecer al Sistema Autogestionado la posibilidad de ejercer libremente su profesión, cubriendo prestaciones en una primera etapa del Sistema Autogestionado hasta nivelar el sistema de prestaciones.

Es así como nace la necesidad de unificación de la Ficha Dentaria para el práctico general, como la propuesta en este blog, No debemos olvidar que el odontólogo que requiere nuestra sociedad debe ser: Un científico en sus diagnósticos, con profundos conocimientos de Anatomía, Fisiología, Semiología, Patología, etc., debe ser un Artista en sus ejecuciones con un alto concepto de la estética y la belleza, un Humanista en sus actuaciones y fundamentalmente, un conocedor profundo de las necesidades colectivas.

Así es como el odontólogo se transformará en el verdadero profesional integrado en su medio, vehículo y receptor de sus inquietudes y respondiendo a las necesidades de su población, adquiriendo así un alto concepto en el medio donde desarrolla sus actividades.

La sugerencias vertidas para lograr un Sistema Autogestionado de salud manejado por sus auténticos dueños a través de un Consejo de Administración, nos permitirán sin ninguna duda cuidar los dineros destinados para la salud bucal y por otro lado, tener las posibilidades de ir agregando paulatinamente prestaciones no cubiertas en una primera etapa, apuntalando al sistema de la verdadera democracia, todo esto que no nos será fácil, por los que hoy se nutren con los dineros de la salud de la población.

El Sanitarismo Odontológico debe ser una ciencia tributaria de la Odontología Forense y rama de la Odontología
Partiendo de lo afirmado por un famoso filósofo de la antigüedad, Aristóteles, diremos que para tener una mayor y mejor intuición de la realidad tenemos que mirar las cosas a través de su evolución y a partir de su primer origen; y es justamente por ello, que nosotros no debemos olvidar, que la sociedad siempre ha pagado tributo a la civilización de una forma u otra, hasta con actos de angustia, desesperación y hechos de crueldad extremas como es la muerte.

Después de una larga trayectoria de mi profesión de odontólogo, y haciendo una profunda reflexión histórica y social de cómo los hombres fueron creando estructuras políticas, teológicas y sociales de acuerdo a sus conveniencias y las de grupos, a expensas de cualquier costo social, cuando no transgrediendo estructuras normativas de las ya creadas hasta modificar los motivos que nos llevaron a su creación.

Así fue como nuestro país después de una época nefasta del oscurantismo, generadas por los gobernantes de turno, llegamos a otros estamentos que nos conducían a la verdadera democracia, que quizás no supieron interpretar y mucho menos hacerla madurar, pensando que todo accionar social requiere de su evolución racional para su verdadera maduración. Después de 25 años para su correcto accionar y permanencia, se tomaron caminos equivocados y es justamente en este aspecto el que me permite hacer una comparación del Sistema de Atención Odontológica permitiéndome explayarme para decir, que desde los albores de la humanidad, los pueblos estuvieron siempre sometidos a personas y estructuras sociales de toda naturaleza y finalidades. Si partimos de los años anteriores a los Asirios y Caldeos, hasta después de la aparición del Cristianismo, diremos que existían en aquellos entonces tres estamentos sociales: Los reinados y autoridades superiores, los conquistadores. Corsarios o guerrilleros; y tercero, los colonizadores que eran familias que se radicaban en las tierras conquistadas, a expensas del avasallamiento de los habitantes a costa de sus muertes y sustracción de todos sus bienes, que hoy exhiben algunos países ostentosamente para el lucro con el turismo.

Haciendo una comparación tal vez no muy bien escogida, pero que a esta altura de la civilización de la humanidad, no se aparta de la realidad, con el sistema de atención odontológica.

Para no hacer fronterismo con otras ciencias de la salud humana, ni olvidar que el país transita por tres subsectores de salud, el Privado, el Intermedio o de Obras Sociales y el Público, a través de los hospitales, dispensarios, etc., divorciados unos de otros, sin coordinación, con algunas coberturas. Por la existencia de leyes laborales que son de aplicación obligatorias que determinan que el trabajador en relación de dependencia debe abonar un porcentual de su sueldo para salud, al igual que sus empleadores otro porcentual mayor, así es como emergieron ocasionistas de toda naturaleza, como intermediarios para cumplir de alguna manera con algo que por desgracia ninguna de estas organizaciones cubren con las verdaderas necesidades de la población y la mayoría de ellas violando postu7lados concertados universalmente como lo es la libre elección paciente-profesional y viceversa, y esto se debe a que nunca nuestros legisladores reglamentaron racionalmente el sistema de atención médica en general, todos estos intermediarios cubren lo que les parece, de acuerdo a sus conveniencias pecuniarias, y la mayoría no dando una cobertura digna y total, pasando a ser en algunos casos prestaciones de servicios odontológicos mutilantes, porque solo cubren algunas prestaciones como extracciones y amalgamas, y para colmo, con dos o tres profesionales para la atención de numerosos afiliados, desvirtuándose lo que se considera que es la verdadera Odontología, aquella preventiva, curativa y restitutiva.

Al referirnos a las organizaciones actuales, llámense gerenciadoras, gremios, sindicatos, instituciones profesionales, clínicas, sanatorios, hospitales, etc. que hacen de verdaderos “coladores” de los dineros que aportan sus afiliados, que se pierden en sueldos de empleados, lugares de atención en suntuosos edificios, etc. Así es como nace la comparación, antes fueron los conquistadores a cualquier costo hasta la muerte, que era común, hoy a través de la evolución de los siglos, no lo hacemos tan drásticamente pero la angustia, desesperación, la reclusión social y la desigualdad y por qué no llegar hasta la muerte, se siguen repitiendo en nuestro país, no en otros como Bélgica, Holanda, Cuba, por decir, donde las coberturas en salud es Toto-total para todos sus habitantes, lo que me hace deducir, que así como la droga nos conduce indefectiblemente a la delincuencia y destrucción de la sociedad, los intermediarios en salud llevan a la exclusión social de la población.

Lo se positivamente que hacer comparaciones suele ser fastidioso, pero, separando las distancias no olvidemos los desplazamientos de la población por los conquistadores en el caso de los árabes y judíos cuando emergió el cristianismo, apoderándose de todos sus bienes, como las mezquitas, su cultura y educación, a costa de la muerte misma, llegando así al Renacimiento donde aparecieron Miguel Ángel, los escultores, etc., las artes y las ciencias tomaron impulsos que hoy nos sorprenden maravillas que se ostentan culturalmente, catedrales, iglesias, mansiones de los reyes, etc. No olvidemos que las reinas antes del descubrimiento de América en 1492, sus coronas eran de metal blanco, hoy son de oro macizo, con diamantes de los más maravillosos del mundo, hasta se llegaron a hacer puentes de oro, como el Puente de los Suspiros sobre el Río Sena.

Es evidente que aquellos métodos y procedimientos de apoderarse de lo ajeno, fue atenuándose hasta cierto punto a través de los siglos, pero se sigue practicando, caso Israel Jordania, las Malvinas, Gibraltar, etc. por una causa u otra. Parecería que la herencia genética es tan irrenunciable aunque no sean con métodos tan crueles en nuestro país, pero no dejan de ser drásticas y a costa de exclusión y sufrimiento.

Estamos transitando un sistema político y social que emergió como democrático, pero su maduración no se cumplió, las ambiciones de personas o instituciones fueron las encargadas de desvirtuarlas, y así es como vemos listas sábanas, mayoría absolutas, atribuciones especiales a políticos para el manejo del pueblo, el afán del divisionismo y confrontación entre los habitantes, el equivocado concepto del enemigo por pensar distinto, etc. Y así es como emergieron las corporaciones monopólicas, haciendo su propio juego, llegando a ser en algunos casos mas fuertes que el propio gobierno, porque ellos pueden paralizar el país según sus ambiciones.

A propósito de lo expuesto y haciendo un estudio genealógico de mi familia, quise saber a qué se debía mi espíritu de luchador, que es similar en toda mi familia, como mi extinta hija Gabriela que prefirió morir antes de vivir vejada. Como impulsor y no como pateador, que las horas de los días se nos hacen cortas para trabajar y luchar dignamente en este devenir, siempre aferrado en principios, ideales y valores inquebrantables que genéticamente fueron cambiando a través de los siglos, nos encontramos así que el apellido Ceppi tiene su origen en aquellos luchadores de los años anteriores a Cristo, eran jefes de ejército de ocupaciones de tierras, carabineros famosos de familias enteras que pechaban empujando de una forma u otra a la muerte que se ganaron en reproches de los cuales en Italia le pusieron a una calle, como Ceppi; motivos estos que nos llevan a deducir que aquellos genes se fueron transformando, modificando y evolucionando con los siglos, y al llegar a estas épocas donde nuestro accionar sin perder el espíritu de lucha y trabajo, hoy lo hacemos con el propósito de lograr una convivencia mas justa, mas solidaria, mas igualitaria y siempre buscando que aquella democracia soñada por la evolución social en busca del bienestar común, con un profundo e inquebrantable convencimiento de un accionar participativo e igualitario, en todos los quehaceres sociales, la Odontología y sus ciencias concomitantes, no pudieron substraerse, creándose numerosos instituciones científicas que para mal de la propia democracia la mayoría de ellas transgredieron los motivos por las cuales las creamos. Es decir, de instituciones para defensa de los odontólogos se transformaron en entes patronales de los mismos, por haber concretado contratos con mutuales y obras sociales, es decir se convirtieron en patrones de los odontólogos, ejemplo, Federación Odontológica de la Provincia de Córdoba, que hoy observo con tristeza porque toda corporación monopólica atenta contra la verdadera democracia. Y así es como vemos que los dineros dispuestos para la atención de las necesidades de salud odontológica se pierden en manos de intermediarios, llámense éstos gerenciadoras, sindicatos, instituciones privadas, instituciones profesionales, el Estado mismo, que llevan el Sistema de Prepago.

Son por estos motivos que aquellos genes, hoy evolucionados, transformados, modificados en pos del bien común, son los que me impulsan pata luchar hasta lograr si fuera posible la instauración de un Sistema Odontológico de Atención Autogestionado a través de un Consejo de Administración constituido democráticamente en forma participativa e igualitaria, con representantes de los que conforman el estamento de salud, afiliados, representantes del pueblo que aportan con sus impuestos dineros para la salud, los profesionales de la salud, representantes del gobierno a través de su ministerio, por ser un derecho constitucional, substrayéndoles los dineros que hoy maneja el Sistema Odontológico porque existen prestadores que son verdaderos entes mutilantes, porque sólo cubren extracciones y algunas mutaciones, y los dineros se pierden como el que observamos en el gráfico, en el infinito, observemos el camino sinuoso que emergen de los luchadores de antaño; en vez del camino recto que va desde los que abonan al Consejo de Administración conducido por la paloma mensajera de la paz que es sinónimo de verdad, justicia y felicidad, donde las prestaciones pueden llegar a ser Toto-totales, incorporando a los indigentes, inclusive (Ver gráfico).

El sendero o camino recto tiene que conducir los dineros que se aportan, tanto de los de relación de dependencia como los adherentes o voluntarios, enmarcados en parámetros universalmente concertados, de la libre elección paciente-profesional y viceversa, con retribuciones al odontólogo por el sistema de estructura de costos.

Como vemos por un motivo u otro, la formación de los pueblos y sus sistemas políticos nos fueron conduciendo a un oscurantismo que inublinaron las mentes de los pobladores, y cuando reaccionemos, recién descubriremos como el gráfico, la verdad de nuestra existencia en este mundo y recién podremos observar las maravillas, y bello e imaginado de lo que Dios nos brindó y dejó en nuestras manos, y saber, que a todo lo podremos lograr con honestidad, principios, valores e ideales sólidos que nos conducirán como la paloma mensajera a la felicidad que es sinónimo de bienestar.

Yo me pregunto, ¿con qué razón a los dineros para la salud los manejan ajenos, dejando a los indigentes fuera de toda posibilidad de atenciones dignas?, porque en la actualidad los hospitales, dispensarios, etc. están colmados de mutual izados debido a sus falencias y falta de coberturas, a pesar de existir una ley que transformó a los hospitales públicos en efectores del sistema intermedio de salud de mutuales y obras sociales.

Hemos elegido esta maravillosa profesión de odontólogos por vocación, le agreguemos la voluntad considerándola a la misma como un medio de vida enmarcado en principios hipocráticos como lo hicimos en el momento del juramento al recibir nuestro diploma profesional; y no lo contrario que sucede hoy que se los forma a los noveles profesionales donde el consumismo ha terminado con la racionalidad haciéndole creer a sus egresados que la profesión la escogimos por ser un medio de lucro y si le sumamos lo mal formados en lo científico, humano, técnico y mucho menos en lo social, con materia por cuatrimestres, estudiadas a través de apuntes, vaya un solo ejemplo, Anatomía sólo cabeza y cuello, como si el ser humano no fuera un ente integral que alterado un órgano se alteran los demás, a más de estar formado por cuerpo y alma. Es por ello que me tomo el atrevimiento de definir al odontólogo diciendo “que debe ser un científico en sus diagnósticos, es decir un conocedor profundo de la Anatomía, Fisiología, Semiología, Patología y Psicología, tiene que ser un técnico en sus realizaciones, un humanista en sus actuaciones y fundamentalmente, un conocedor profundo de las necesidades colectivas”.

Egresan de la Facultad en la actualidad con la necesidad imperiosa para poder ejercer dignamente tener que hacer cursos de posgrado, que tampoco son de perfeccionamiento como antes, sino de conocimientos. Parecería que la humanidad tiene que pagarle tributo a la civilización. El odontólogo con el diploma bajo su brazo, con la mentalidad de que la profesión es un medio de lucro, y que en vez de tener una profesión integral en su formación tiene que hacer cursos para poder ejercer, teniendo que abonar los mismos que dictan las instituciones de carácter científico como el Círculo Odontológico de Córdoba, que hoy también aprovechan la oportunidad para llevar el Sistema de Prepago de mutuales y obras sociales, motivos por los cuales nos llevan a callar sobre la formación del profesional que me referí.

Hoy se cambia el número de alumnos por conocimientos, transgrediendo los principios y preceptos de la propia democracia, y a espaldas del odontólogo que necesita nuestra sociedad, quien es la que le brinda los elementos para su formación profesional.

Las luchas no sólo se logran con la muerte como antes, sino con la fuerza de la razón, aumentando el número de Facultades, tanto como las que necesita nuestro país, formando sus egresados dignamente para servir al pueblo.

En estas fundamentaciones estriba el empecinamiento de sugerirles la creación del Consejo de Administración Autogestionado, haciendo desaparecer toda intermediación que son los que se quedan con los dineros dispuestos para la salud, ya lo he dicho las luchas no solo se ganan con la muerte sino con la fuerza de la razón, que nos brinda el espíritu creador del hombre y los dones maravillosos de sus almas.

Tenemos que seguir por el camino escogido, el recto, con la misma fuerza, objetivo, fe, esperanzas, así como se logró después del oscurantismo el movimiento hacia la democracia que nos hizo salir de las épocas trágicas, y exigirle a los gobernantes combatir aquellas corporaciones de grupos o personas que desvirtúan lo que debe interpretarse como una auténtica democracia, y todos aquellos que cambien por conveniencia de todo orden sus estructuras por las cuales fueron creadas reciban el castigo que todo acto antidemocrático afecten como el desvirtuar a gusto y antojo por un liberalismo descontrolado a expensas de una sociedad organizada, en contra de los principios solidarios, participativos, igualitarios, al demoníaco sentido del autoritarismo, la mentira, el clientelismo que deberían ser sometidos a juicio y castigo.

No dejemos en manos de terceros los que debemos manejar en forma y manera democrática, en lo que concierne y forman el estamento de la salud.

Parafraseando a Jesucristo y observando el gráfico, diremos “el camino recto nos lleva a la verdad y a la vida”.


Características y ventajas del Sistema de Salud Autogestionado
Alternativas posibles, entre otras

1) Ficha única para el práctico general que responda a principios científicos, jurídicos y económicos (Ver “Ficha Odontológica”).

2) Libre elección paciente-profesional y viceversa.

3) El odontólogo puede acceder o no al sistema voluntariamente.

4) Los afiliados serán los directos por leyes laborales, los adherentes voluntarios más los indigentes.

5) Desaparición de los consultorios odontológicos de los dispensarios, hospitales y otros nosocomios provinciales y municipales.

6) Los pacientes residentes en otras provincias entrarán en contratos interprovinciales.

7) Desaparecerían los contratos con terceros, llámense gerenciadoras, gremios, sindicatos, instituciones privadas, etc.

8) No existirían períodos de carencia, y los co-seguros en una primera etapa serán accesibles y en cuotas que se descontarán por facturaciones de los sueldos y los indigentes con un aporte de estímulo.

9) Las prestaciones odontológicas serán las básicas, extracciones, curaciones, consultas, prótesis de acrílico, prótesis fijas, cirugías mayor, etc.

10) Las ortodoncias como acto preventivo y curativo se cubrirán hasta un 75 %, el resto se lo financiará a los pacientes en cuotas y sólo hasta los 20 años de edad.

11) La solidaridad del sistema debe ser global y no grupal.

12) La afiliación a los sindicatos, mutuales, gerenciadoras, etc. serán voluntarias por el paciente pero a las cuotas de sus sueldos, las manejará el Sistema Unificado propuesto.

13) Los empleados del Sistema pertecerán al gremio de los empleados públicos provinciales.

14) Las únicas especialidades en Odontología deberán ser Ortodoncia, cirugía mayor, Odontopediatría, Odontología Forense y Sanitarismo.

15) Las auditorias serán previas, directas e indirectas, tanto en adultos como en niños.

16) Los indigentes serán absorbidos por el sistema y sus prótesis serán previas a los visitadores sociales o certificados como tales, y las falsificaciones serán penadas por el código penal en sus previsiones vigentes.

17) Las autorizaciones se realizarán por red informática y siempre posteriores al fichado del paciente.

18) Las facturaciones se harán posteriores a la autorización del trabajo y su retribución se hará a los 45 días como máximo de solicitada y depositada en los bancos que elijan los profesionales.

19) Los rechazos de los trabajos serán por computación y directamente en la institución.

20) Las penalidades serán graduales, hasta la desafiliación como prestador del sistema y su derivación al Colegio de Odontólogos y de ahí a la justicia común.

21) La retribución de los odontólogos ser harán por actos profesionales establecidos por estructura de costos.

22) Los dineros dispuestos para la atención odontológica en los dispensarios y otros hospitales de la provincia irán al sistema unificado.

23) Los odontólogos empleados en dispensarios y hospitales, pasarán al sistema si así lo desean, y si no ejercerán libremente su profesión.

24) Los auditores tendrán incompatibilidad en sus funciones para el ejercicio de la profesión.

25) El monto de los dineros para prestaciones odontológicas serán substraídos de terceros que manejan hoy el sistema.

26) Los dineros dispuestos por leyes laborales para salud odontológica y los voluntarios irán al sistema unificado igual que las partidas para los hospitales y dispensarios como así también los contratos internacionales.

.
27) Las Facultades y el Sistema deberán asesorar para que los odontólogos aprendan a prescribir recetas magistrales. "Las Facultades de Odontología que no enseñen a prescribir recetas magistrales, entregan su poder académico a las corporaciones monopólicas".
.
Algunos ejemplos de Recetas Magistrales
.





Debido a que son casi un centenar de recetas magistrales, recomendamos a los interesados en adquirir el libro del Dr. Ceppi "Guía Práctica sobre Recetas Magistrales para Odontología", dirgirse vía email a BSG Basago Libros, basagoproducciones@admail.com.ar


Haciendo una mirada retrospectiva sobre el Sistema de Salud del siglo pasado, sin irnos muy lejos, diremos que existían dos formas de brindar asistencia a los enfermos, el Privado y el Público, a través de hospitales, dispensarios, etc., es así y gracias a nuevas normativas respecto a leyes de protección de los trabajadores en relación de dependencia en sus permanentes conquistas, se logró crear el Sistema Intermedio de Mutuales y Obras Sociales por quien fuera Ministro de Salud de la Nación, Dr. Francisco Manrique, generándose así tres estamentos o formas de brindar salud con las leyes 18.610 y 18.710. Una que codificaba las prestaciones a través de un número, y la otra establecía cómo se deberían ajustar cada prestación, tiempo de reposición, etc.

Todo en un comienzo era un avance positivo, tanto para los profesionales, prestadores de servicios como para los enfermos, pero a medida que fue evolucionando el sistema nos dimos cuenta que existía un vacío jurídico que permitía los abusos normativas que deben ser establecidas por las Cámaras respectivas como lo determinan nuestra Constitución Nacional y Provincial; vacío basado por no haberse establecido quién o quiénes pueden ser efectores de salud y por otro lado, las prestaciones mínimas y dignas que cada prestador de servicio debe cubrir (Ver Biblioteca Virtual, libro “El Sistema de Salud Autogestionado y La Formación integral del auditor odontólogo”, págs. 90 y 91) en Odontología y así en cada estamento de la salud, médicos, farmacéuticos, etc.

No olvidemos que por leyes laborales, tanto empleado como empleador, deben aportar un porcentual para que los empleados tengan protegida su salud, igual que sus familiares directos, lo que hace emerger en cada estamento –llámense sindicatos, mutuales, obras sociales, privados, clínicas, sanatorios, instituciones profesionales, etc.- las prestaciones mínimas que deben cubrir y siempre cumpliendo con la libre elección paciente-profesional y viceversa, evitándose lo que sucede en la mayoría de los casos hoy que cubre algunas prestaciones, hasta llegamos a tener prestadores de servicios odontológicos que son verdaderamente mutilantes porque sólo cubren extracciones y algunas curaciones, y ninguna cubren prótesis, sólo algunos prestadores con may9or número de afiliados, haciendo pagar un co-seguro que por lo general le es imposible abonar al afiliado, y de esta forma los dineros les entran y no les salen, y los auditores “Ay no, ay no… a esto no lo cubrimos”; a más de la cantidad de dineros que se pierden por el número de personal administrativo por ser tantos prestadores que unificando el sistema similar al propuesto por nosotros en el artículo “Odontología de todos y para todos”, que lo interiorizarán en lo que hemos dado en llamar “picardía criolla”, y el Estado responsable por mandato constitucional sin reaccionar para que se cumpla aquello de brindar salud, educación, etc.

Es necesario hacer recordar que el Sistema de Salud en manos de estas estructuras, como se les permite en la actualidad, rompen por un lado con postulados concertados universalmente de la libre elección paciente-profesional y viceversa, habiendo prestadores que sólo tienen dos o tres odontólogos para un número mayor de afiliados como lo recomienda la organización mundial de la salud, pero de cualquier manera ningún prestador cumple con la libre elección, y por si esto fuera poco, para acceder a un odontólogo, éstos tienen que afiliarse a una institución de primer grado por ejemplo que son los círculos odontológicos para pertenecer a otra asociación de segundo grado que es la Federación Odontológica, por ser ésta la que lleva los contratos con mutuales, obras sociales, etc. Les habla un fundador de Federación Odontológica, cuya finalidad era la defensa de los profesionales a nivel provincial, y hoy se ha transformado por un liberalismo descontrolado en un ente patronal de los odontólogos, que me hace la obligación de no poder callar.

Recordemos que cuando se estableció el Sistema Intermedio a través de las leyes ya enunciadas, los primeros contratos los realizaron en la ciudad de Rosario, Santa Fe, los colegios de odontólogos, entonces el profesional al ser autorizado para ejercer la profesión desde su comienzo profesional tenían trabajo, eran verdaderas fuentes de trabajo, existiendo en aquel entonces dos circunscripciones, Rosario y Santa Fe, y sus pioneros fueron los odontólogos Bilani y Sosa May, entre otros, colegios de los cuales fui creador del Colegio de Odontólogos de Córdoba, como también del Cuerpo Colegial Odontológico Nacional, lo que recordamos pueda ser que nos pongamos a pensar que debemos evolucionar trabajando para que cristalice en un futuro no lejano un Sistema Autogestionado manejado a través de un Consejo de Administración integrado en forma participativa e igualitaria, con todos los estamentos que conforman el quehacer de la salud, substrayéndolo del lucro como sucede en la actualidad, de ámbito provincial como el sugerido. Entonces sí que diremos estamos comenzando a cumplir con los principios democráticos y libre elección paciente-profesional y viceversa, y nuestro quehacer sea fuente para los odontólogos que recién comienzan.

Es curioso que en esta incipiente democracia no se haya podido alcanzar esta verdadera meta trascendente en el campo de la salud humana, y se deje aumentar el número de corporaciones monopólicas privadas y públicas.

El Estado provincial al estar representado en el Consejo de Administración del Sistema Autogestionado tendría por un lado la obligación de contribuir para que la salud sea igualitaria, lo mismo que el retiro jubilatorio, en un marco de dignidad y así cumplir con lo que demanda nuestra Constitución Nacional.

Sintetizaremos con algunos puntos, entre otros, que no pueden dejarse de considerar y menos transitando el Bicentenario de nuestra Patria.

1) Que la evolución nos conduzca a un Sistema Asistencial Autogestionado Provincial, manejado por sus auténticos dueños en forma participativa e igualitaria, para conformar el Consejo de Administración a través de elecciones democráticas de cada estamento que hacen al quehacer de la salud, por encima de toda filosofía políticas y teológicas.

2) Las coberturas asistenciales tendrían que ser Toto-totales de las prestaciones, pero en una primera etapa podrían ser las mínimas e indispensables, y los hospitales siendo efectores de salud como en la actualidad del Sistema Autogestionado, eliminando los períodos de carencia, y las prestaciones no cubiertas a cargo de los enfermos.

3) Hacer cumplir los postulados concertados universalmente de paciente-profesional y viceversa.

4) La posibilidad de los profesionales de pertenecer o no al Sistema, y si se adhieren sólo pueden cobrar las prestaciones no cubiertas.

5) Se debería establecer contratos bilaterales con otras provincias para acceder al Sistema, y los turistas de tránsito deberán abonar un seguro que se establecerá previamente.

6) Se deberá cumplir con principios fundamentales de la inmediatez, integridad, eficiencia y calidad.

7) Formar las subcomisiones o departamentos necesarios entre ellos, el de auditorías, en forma directa o a través del sistema computarizado para las autorizaciones, los resúmenes de trabajo, inclusive las liquidaciones y las quejas en un área especial para tal fin (Ver “El Sistema de Salud Autogestionado y La Formación integral del auditor odontólogo”).

8) La Ficha Odontológica será unificada para todos los profesionales odontólogos, para el práctico general, similar a la propuesta sobre registro del paciente.

9) En caso de prestaciones especiales no cubiertas en una primera etapa, se tendrán en cuenta las verdaderas necesidades y por vía de excepción, se podrían cubrir.

10) Hacer realidad la libre agremiación y la elección de elegir de pertenecer o no al Sistema Autogestionado, o a su gremio, sindicato, clínica, sanatorio, etc.

11) Los gremios, sindicatos, instituciones profesionales, etc. no podrán exigir coercitivamente pertenecer a su sistema, dejando en libertad de elección a sus afiliados.

12) Se deberían arbitrar los medios para que las Facultades formen a sus futuros odontólogos para ponerlos a servicio de la sociedad, con una formación integral y no unilateralizada como en la actualidad.

13) Las instituciones odontológicas de carácter científico, social y cultural se procurarán que dicten cursos de perfeccionamiento y no de conocimiento como hoy, por defectos formativos, que han desvirtuado el poder académico de los egresados.

14) El retiro jubilatorio deberá ser digno, equiparado a los profesionales en relación de dependencia provincial y municipal, y que sea un tributo para quienes se dedicaron al servicio de la salud de la población.

15) El Estado provincial cumpliendo con lo establecido por la Constitución Nacional deberá aportar lo necesario económicamente para que se cumpla con tal fin.

16) Evitar que el profesional claudique principios éticos, morales, humanos y sociales para cubrirse en el momento de su retiro jubilatorio.

17) Erradicar el concepto actual de que nuestro quehacer es con fines de lucro, y convencer a los profesionales que su profesión es un medio de vida, enmarcado en principios hipocráticos, es decir, cumpliéndose con aquello de que el odontólogo debe ser un científico en sus diagnósticos, un técnico en sus realizaciones, un humanista en sus actuaciones y fundamentalmente un conocedor profundo de las necesidades colectivas.

18) Si bien es cierto que el Estado provincial a través del poder de policía puede delegar alguna funciones como es el control de la matrícula a los colegios o consejos, nunca pueden extralimitarse a nuestra Constitución Nacional, en el campo relacionado a la salud, y las provincias se deberían transformar en verdaderos controladores del accionar del sistema y contribuir pecuniariamente para que todo se realice normativamente, no solamente en lo que respecta a prestaciones asistenciales, sino también cuando el profesional llega a su retiro jubilatorio.

19) A las incongruencias que hoy padecemos, entre otras muchas más de las apuntadas, todo se solucionaría si las provincias implementaran un Sistema Autogestionado como el sugerido, será un sistema argentino de salud que iría a la vanguardia de los sistemas del mundo, substrayéndoles a los gobernantes el manejo de los dineros de la salud al igual que los efectores actuales, gremios, sindicatos, privados, etc.

20) Se debería dejar abierta la posibilidad para que los profesionales ejerzan su profesión libremente, es decir, no debería ser un sistema coercitivo, obligatorio, sino de adhesión voluntaria de los profesionales de la salud.

21) Las retribuciones serán a través de honorarios establecidos en Odontología con el sistema de estructura de costos.

22) Se deberá crear una Comisión de Ética y Disciplina, quienes podrán hasta eliminar del sistema al profesional, dejando siempre abierta la posibilidad de los foros comunes, hasta la clausura de la matrícula.

23) El control de la matrícula sólo se podrá sacar o quitar al profesional siempre cumpliendo con los pasos previos establecidos por el Tribunal de Disciplina y los foros comunes.

24) Los dineros del Apross que hoy van a parar a fondos comunes del gobierno, igual que los aportes que en la actualidad hacen a las mutuales, obras sociales, clínicas, sanatorios, gremios, etc. deberían ser manejados por el nuevo Sistema Autogestionado.

25) Todos sus profesionales, hoy en relación de dependencia, podrán ser prestadores del Sistema.

26) Si agregamos los montos que debe aportar el gobierno por derecho constitucional, seguro que desde el punto de vista financiero se logrará un Sistema cuyas coberturas sean Toto-totales y cubriendo aún a los indigentes.

27) El Sistema Intermedio de Mutuales y Obras Sociales al no estar reglamentado en una primera etapa hasta llegar luego al Sistema Autogestionado se seguiría a nuestro criterio maltratando en la Argentina por no ser evolucionado como el sugerido, respondiendo a una verdadera democracia, es decir un sistema provincial autogestionado manejado por un Consejo de Administración cuyos representantes sean elegidos democráticamente, su titular y suplente, de cada estamento social que hacen al sistema de salud argentino.

28) No debemos olvidar que donde no existe el derecho a través de sus leyes, es muy difícil razón.

Si estas sugerencias, entre otras muchas más, se llegaran a cumplir recién terminaríamos con prestadores ricos y pobres, y las atenciones profesionales serían para todos los habitantes en una primera etapa, mínima e igualitaria, sin excepción y absorbiendo por otro lado con un efecto de solidaridad global a los indigentes y el gobierno municipal, provincial y nacional (como el Hospital Clínicas por ejemplo) los dineros que aportan para estos nosocomios pasarían a ser manejados por el Sistema Autogestionado provincial. Cabe recordar que no existe una distribución racional de profesional de acuerdo al número establecido por la OMS por pacientes, que aconseja 2000 pacientes de Odontología por cada profesional; hoy existe en Córdoba ciudad 400 pacientes por profesionales. La provincia de Córdoba cuenta hoy con 6.000 odontólogos colegiados, pero desgraciadamente mal distribuidos, existiendo localidades que están a 50 kms, de las más cercanas que no tienen profesional odontólogo.

Entonces, por estas motivaciones y muchas otras, se hace necesario adecuar el sistema asistencial a las verdaderas necesidades del pueblo. Hemos cumplido el 85 aniversario del día de la Odontología latinoamericana, y todavía no contamos con una estructura asistencial como el sugerido del Sistema Autogestionado, que racionalice dignamente nuestro quehacer y nos asegure por un lado una retribución y jubilación digna como verdaderos profesionales de la salud.-


EL SISTEMA DE SALUD PROVINCIAL Y SU EVOLUCIÓN FUTURA

El debate actual sobre el Sistema de salud actual de nuestra provincia deambula entre los partidarios de un sistema estatal, liberal, privado, corporativo, etc. motivos por los cuales al determinar sus incongruencias sugerimos humildemente aprovechando la capacidad instalada que contamos a través de mutuales, obras sociales, clínicas, sanatorios, hospitales públicos, dispensarios, etc. tratando de hacer evolucionar al sistema de prepago, proponemos un sistema evolucionado, democrático y participativo, manejado a través de un Consejo de Administración formado por miembros elegidos entre todos los estamentos sociales que conforman el quehacer de la salud, que tenga como particularidad inexcusable el manejo de los dineros dispuestos para tales fines, evitándose que esos tributos se transformen en un medio de lucro como sucede en la actualidad, que transforman al sistema en anacrónico, injusto, pernicioso, individualista y sectario, por no cubrir a un estamento social que en la actualidad se trata de paliar a través del Estado con hospitales, dispensarios, etc. y los indigentes deambulando; que con nuestra sugerencia podrían quedar perfectamente cubiertos por acciones de solidaridad con el sistema de Salud Provincial Autogestionado que preconizamos.

Estamos convencidos que el sistema sugerido no será en una primera etapa sin esfuerzos por apetencias de algunos sectores, que elimine todos los males o desfasajes ni tampoco una incorrecta forma de prestaciones asistenciales que neutralice al progreso científico y humano de los profesionales; en realidad, pasará a ser en sus comienzos cubriendo Odontología y Farmacia como estamentos de prueba, éstas profesiones con las características apuntadas en nuestro libro sobre Recetas Magistrales por un lado y por el otro, las coberturas mínimas, indispensables e igualitarias en el quehacer de la Odontología, hasta llegarlo a transformarlo en competitivo, necesitado, justo, imperioso, igualitario, oportuno, eficiente y accesible, y que no emerja como conveniencia de los gobiernos de turno sino como para dar respuesta de lo tratado logrando la accesibilidad a todos los habitantes de nuestra provincia, y al alcance de los económicamente menos pudientes.

Pensamos que podría llegar a ser un ajuste a lo ya existente, adecuándolo a las necesidades que emerge del desarrollo y evolución de la misma sociedad, fundamentalmente por ser democrático en la cabal acepción de la palabra, Mohamides nos dijo en el año 1204 como médico “sostén la fuerza de mi corazón a fin de que esté siempre dispuesto para servir al pobre, rico, al amigo, enemigo, al bueno, al malvado; has que en ellos sólo vea al que sufre y a un ser humano”.

Las prestaciones médicas en general hoy son más eficientes y evolucionadas, pero infinitamente más caras, lo que nos exige proponerles otro sistema que sea más accesible, igualitario y que cubra a toda la población de la provincia en forma integral, posibilidades éstas que nosotros las vislumbramos a través del sistema que proponemos, erradicando aún a la caridad y dando lugar por nuestra evolución social a la solidaridad, tratando de eliminar a los que se aprovechan de la falta de evolución del sistema actual para valerse del lucro a costa de la salud humana. Bástenos algunos ejemplos, el Sanatorio Allende, el Cardiológico, la DASPU misma como obra social universitaria que no cubren absolutamente nada a los que no son sus afiliados, es decir, inclusive a los indigentes por no abonar sus requerimientos a través de una cuota mensual, cuota ésta que por lo general no está al alcance de cualquier obrero, siendo éstos los argumentos sociales y humanos los que nos exigen proponerles a modo de sugerencia aprovechando el prepago alejado de todo fin de lucro, que posibilita el exceso a las atenciones de salud.

Si el progreso ha sido grande en el quehacer industrial, el sistema de salud también lo ha logrado, pero en este caso con mayores costos para los usuarios, y este inconveniente es el que tendremos que solucionarlo, y es justamente el sistema sugerido el que más se acerca a las necesidades y evolución social. El Estado provincial como responsable constitucionalmente de brindarnos salud, tiene la obligación de apuntalarlo en su carácter de supervisor y también como integrante del Consejo de Administración, contribuyendo si lo fuera necesario económicamente cumpliendo así con sus obligaciones.

Entonces tenemos que pensar en una adecuación y transformación del actual sistema, para hacerlo accesible, eficiente, oportuno, igualitario y justo, dejando siempre abierta las posibilidades de que los profesionales puedan ejercer libremente sus profesiones, y los actuales prestadores de servicios de salud sin ninguna excepción pasen a ser prestadores del Sistema Autogestionado de Salud de la Provincia de Córdoba, a quienes se lo retribuirán los servicios que presten a través de los colegios y consejos en caso de los médicos, profesionales, sindicatos, obras sociales, instituciones privadas, mutuales, etc. y el Sistema Autogestionado será quien retribuirá a estas instituciones y ellos a sus afiliados o adherentes voluntariamente.

Se hace necesario hacer resaltar que una de las características fundamentales, debe ser la libre elección paciente-profesional y viceversa, igual que la adhesión a las instituciones mencionadas, como los gremios, sindicatos, que hoy sean prestadoras de servicios de salud, incluyendo aún también los hospitales y dispensarios públicos, o instituciones privadas, no existiendo la retribución directa a los profesionales en forma individual sino colectiva a través de las instituciones que ellos elijan o se adhieran voluntariamente.

Así es que con este esfuerzo que debe ser interinstitucional es como lograremos una atención a toda la población de la provincia, eficaz, sin herir los intereses o carencias, estamos convencidos que será un sistema mejor y más evolucionado que el actual, por ser descontrolado, injusto y sólo para pocos, con la particularidad de que los profesionales sean retribuidos por actos profesionales, a través de aranceles establecidos por el Sistema de Estructura de Costos y sus jubilaciones al final de su carrera, con un monto similar al establecido en la administración pública provincial, para evitar el abuso de instituciones actuales cuyos montos jubilatorios no llegan a cubrir ni la mitad de una canasta familiar, teniendo que vivir esos profesionales jubilados a expensa de la ayuda de sus familiares después de haberse brindado al cuidado de la salud de los habitantes de su provincia.

El Sistema propuesto tendrá que basarse en un programa independiente sino parte integrante de una acción conjunta, interinstitucional, destinado a mejorar el destino del hombre.

Sus características serán, entre otras:

1) La atención en la salud deberá ser un derecho igualitario para todos los radicados en la provincia, y los de paso de otras provincias tener realizado o formalizado contrato de reciprocidad, y los de tránsito o viajeros sus seguros correspondientes, nada gratis.


2) Libre elección paciente-profesional y viceversa.


3) Control disciplinario a través de un Tribunal de Ética de la institución, más allá de los colegios y consejos.


4) Sanciones que gradualmente pueden llegar hasta la clausura de la matrícula.


5) Absorber a los indigentes o no cubiertos fehacientemente comprobados a través de visitadores sociales.


6) Deberá fortalecer la relación paciente-profesional desde los puntos de vista de los derechos y los deberes de cada uno.


7) Los profesionales tendrán la opción de poder ejercer privadamente, pero nunca las dos cosas.


8) La retribución a los profesionales se realizará a través de los colegios y consejos profesionales, y de las demás instituciones ya mencionadas, siempre por actos profesionales, para que sean estímulo al trabajo y no en relación de dependencia.


9) La mantención financiera será a través de un sistema cuatripartito, empleado, empleador, privado y Estado.


10) La retribución siempre será a través de la institución elegida libremente por el profesional, y las garantías de los trabajos serán exclusiva del profesional y no de las instituciones que se hayan adherido.


11) En Odontología como profesión de prueba en una primera etapa, las prestaciones mínimas serán las que están establecidas en mi libro titulado “El Sistema de Salud Autogestionado y la formación integral del Auditor Odontólogo”.


12) Las farmacias deberán todas sin excepción suministrar recetas magistrales para de esta forma abaratar el precio de los medicamentos del mercado, que se podrán hacer a través de instituciones como el Laboratorio de Hemoderivados de la U.N.C.


13) Se deberán crear subcomisiones de acuerdo a las necesidades del sistema para su mejor funcionamiento.


14) En Odontología se aplicará el Registro del Paciente como Ficha Odontológica la propuesta en mis trabajos.


15) Este Sistema marcará los pasos firmes hacia un sistema de salud justo, igualitario, controlado, con libre elección paciente-profesional y viceversa, y las coberturas en Odontología se realizarán con materiales universalmente recomendados por las instituciones competentes, ejemplo, prótesis estándar no de cromo cobalto o materiales más costosos.


16) Crear en el Ministerio de Salud de cada provincia el Departamento de Estupefacientes, psicofármacos y alcaloides.


a- Exigir el uso para estos fármacos de recetas por cuadruplicado, numeradas y controladas por el Departamento, para evitar el uso y el abuso.


b- Una de sus boletas será la receta que le suministraremos al paciente, con el medicamento, la dosis y la forma de administración, hora, y cantidad.


c- Quedarán en las farmacias dos boletas, quienes en un lapso de 48 hs. deberán elevar al Departamento correspondiente para su control.


d- La otra boleta, quedará archivada en el profesional o nosocomio donde presta sus servicios, por cualquier eventualidad de que sea requerida.

No debemos olvidarnos que ya alguien lo dijo, que “todos somos buenos pero si nos controlan, somos mejores”.

Comenzaremos también a combatir la droga, con el ánimo de aminorar su consumo, para lograr que el país marche a la vanguardia por evitar su consumo. De ahí las medidas que no deben ser pocas, y ser responsabilidad de los gobiernos, primero de cuidar las fronteras, como lo hacen otros países, después, erradicar la liberación porque es otro flagelo de la droga como uso privado, habría que abolir la ley, se debe modificar aquello de que el drogadicto es un acto atenuante de una pena, y legislarlo como un hecho agravante; por ser cómplice de quien la vende y ya los adictos deberán ser tratados para su recuperación en lugares especiales para estos casos.

Comencemos a normalizar y adecuar las leyes de acuerdo a nuestras necesidades, y evolución de la sociedad, no cerremos el establo que una vez que el caballo se nos escapó.

Para reflexionar sobre el anacronismo del sistema actual

¿Cómo es posible que para poder operar a un jovencito cuyo Estado careciente lo amenazaba con la muerte al no cubrirle su tratamiento, tenga que en su colegio organizar fiestas, venta de empanadas, colectas para poder abonarse su operación o tantos otros casos similares como Agustín Bustos Fierro o Tomás, que tuvo que intervenir la justicia para que sea efectiva su operación?. Basta de estas incongruencias.

Hemos llegado al colmo, a través de la televisión y radios que para operar a un joven cuyo monto no excedía los 20.000 pesos, estipendio que no alcanza ni la tercera parte de lo que cobra un director de hospital.

Pensamos que este sistema marcará pasos firmes hacia otro para brindar salud que sea más justo, igualitario, controlado, con libre elección paciente-profesional, que sea oportuno, eficiente, y fundamentalmente humanizado.


DISERTACIÓN
HOSPITAL ZONAL SANTA ROSA DE RÍO PRIMERO
"Dr. RAMÓN BAUTISTA MESTRE"
EL SISTEMA DE SALUD AUTOGESTIONADO Y SUS POSIBILIDADES DE CAMBIO




Breve reseña de una de las conferencias brindadas en el Hospital de Santa Rosa de Río Primero, sobre una posible adecuación y transformación del Sistema Provincial de Salud:

El objetivo de esta breve reseña es transformar a los hoy efectores de salud en prestadores de servicios de salud del Sistema Autogestionado (Ver "El Sistema Intermedio de Salud de Mutuales y Obras Sociales. Sus posibilidades de cambio").

Hacia un Sistema Autogestionado Provincial

1. Hospital de Río Primero.
2.  Título.
3.  En la actualidad existen tres subsectores en salud: El Público; Privado y Mixto o de mutuales y obras sociales.
4.  Permitiéndonos decir que el sistema de Pre-pago está en plena evolución.
5.  El Privado y el Mixto.
6.  Cuales son las ventajas, desventajas y posible futuro según mis sugerencias. 

7. Ventajas
- Permitió cobertura de salud a los que se atendían en forma privada o pública.
- Aliviando sustancialmente al sistema público.
- Accediendo mejor a un Derecho Constitucional.

8. Algunas Desventajas
- Rompe con la libre elección paciente profesional y viceversa.
- La retribución al profesional quedó en manos de terceros.
- La finalidad es el lucro con la salud.
- No cubre a los indigentes. 
- El acceso a la salud es para pocos y a sobre costos.
- Las prestaciones no son totales. 
- Cualquiera pueden ser efectores de salud.
 Instituciones públicas. Instituciones privadas Mutuales y OS. Sindicatos, Gremios, personas,  profesionales, centro de integración comunitaria, Centro de atención primaria.
Dispensarios
- Existe el Co-Seguro irracionales y en ocasiones el Plus. 
- Los dineros de la salud se disipan en otros gastos.
- No cubre todas las prestaciones necesitadas.
- La salud paso a ser una mercancía de lujo.
- Haber Transformado los hospitales en efectores del sistema intermedio de mutuales y obras sociales.

9. Futuro
La solidaridad debe ser global no grupal. 
Las prestaciones se abonarían por el Sistema de Estructura de costo, con integrantes del Sistema Autogestionado; atreves de la Súper Intendencia de los servicios de salud y la Secretaria de Comercio Interior.
- Los dineros serian manejados por sus autentico dueños. 
- Desaparecería el lucro con la Salud.
- Los efectores pasarían a ser prestadores de salud.
- Se aprovecharía toda la capacidad instalada. 
- Las prestaciones deberían tener el carácter de: Oportunas, Igualitarias, Eficientes y Controladas 
El Estado Nacional actuaría como regulador del sistema 
- El Co-Seguro lo establecerían entre el Consejo de Administración; y la Superintendencia de Servicios de Salud y la Secretaria de Comercio Interior. 
- Se cubriría a todos los indigentes.
- Los prestadores de servicios Podrán cubrir privadamente prestaciones requeridas por el paciente.

10. Características generales del sistema sugerido.

11. Nombramiento de un Consejo de Administración democráticamente constituido. 

12. Algunos estamentos
que podría ser 
Representante  de los afiliados
- Representante del  Estado Nacional y Provincial
- Representantes de los Profesionales de la Salud a través de los colegios o consejos profesionales.
- Representantes de la población de la Provincia
- Representante de los prestadores inscriptos en el sistema
- Representantes de los empleados del Sistema Autogestionado
- Representantes de los gremios

13. Funciones del Consejo de Administración

14. Administrar los recursos
·        De las instituciones afiliadas
   Del Estado (Nacional, Provincial, Municipal).

15. Nombrar las Subcomisiones necesarias o Departamentos.
- Las prestaciones se establecerían por el Sistema de Estructura de Costo.
- Las prestaciones se abonarían a través de las instituciones que lleven la matricula profesional.
- La adhesión al sistema de salud Autogestionado sería voluntaria.
- Se sugeriría la prescripción de recetas magistrales.

16. Las Prescripciones de estupefacientes, psicofármacos y alcaloides se deberían hacer por cuadruplicado.
- El Ministerio de Salud Publica crearía el Departamento de Contralor para estos fármacos.
- La provincia firmarían contratos de reciprocidad con otras provincias
- A los turistas de otras provincias sin contratos de reciprocidad y de otro países se le exigirá un Seguro de salud obligatorio.
- El Sistema Autogestionado se abocará a su reglamentación igual que la Ley para ser sancionada.
- El Estado Nacional a través de la Súper Intendencia de Servicios de Salud y la Secretaria de Comercio Interior supervisara el accionar del sistema.

17. Asi se daría Cumplimiento a las leyes y a la Constitución Nacional.

18. ¿Que nos pide la Ley actual?.

 ESTABLECE
- Obliga a proveer coberturas indefinidas
- Prohíbe subir las cuotas a mayores de 65 años. 
Las cuotas y sus modificaciones están definidas por las Superintendencia  de Servicios de Salud y la Secretaria de Comercio Interior. 
La edad no puede ser tomada como criterio de rechazo de admisión. 
Las enfermedades preexistentes no pueden determinar el criterio de discriminación o selección adversa. 
Los operadores están obligados a inscribirse en un registro

19. Los recursos de los estados Municipales, Provinciales y Nacionales para la provincia, mas los del Pre-Pago por leyes laborales y voluntarios son fuerzas poderosas que nos permitirían cubrir a los habitantes de está provincia y de otras, con contratos de reciprocidad, turistas, asegurados, indigentes y asentamientos de nativos.

20. Para lograr que cristalicen las inquietudes planteadas como sugerencias, se hace imprescindible impulsar una modificación en nuestro código penal; creando una figura jurídica que tipifique la problemática de la salud, caratulando como delito de lesa humanidad a todos aquellos que desviaran o administraran fraudulentamente los recursos establecidos y estos delitos tendrían que ser imprescriptibles y podrían ser perseguidos jurídicamente aún con el transcurso del tiempo.

REFLEXIONES

En todos los campos del saber humano hay una actitud de búsqueda y de conquistas para una mejor calidad de vida.
La salud Humana es un derecho y un deber constitucional del Estado Nacional, como lo es la Educación y Soberanía.
Los mejores efectores de salud podrían ser los mejores prestadores de la salud humana.
El mejor partido político para nuestro país es aquel que haga cumplir fielmente la Constitución Nacional.
El origen de la riqueza es el trabajo; y la holgazanería el manantial de la miseria.
Todos somos buenos pero si nos controlan nos comportamos mejor.
No se puede lucrar con lo más preciado del ser humano, la salud.
La meta de todo proyecto es una línea de llegada para marcar y comenzar una nueva partida.
Las actualizaciones de los sistemas de salud, es otro de los actos sublimes de la democracia.
Podes tener cualquier edad, pero si tenes proyectos te alejas de la muerte y está esta tan lejos como grande sean tus esperanzas.
Padres que no tienen miedo a la muerte, hacen hijos que no le tiene miedo a la vida.


El Dr. Salomón Schachter, Ganador del Premio KONEX 2003 de cirugía, es Profesor Emérito de la UBA y Doctor Honoris causa de la Universidad Católica de Córdoba. Decano de Facultad de Medicina y Consejero Superior (UBA, 1998-2000). Director de la Residencia en Traumatología de los Hospitales Alvear, Fernández y Clínicas. Autor de varios libros de éxito. Ha tenido el coraje de denunciar lo que actualmente viene ocurriendo con la práctica médica. 

"SOLÍA SER MÉDICO" 

Confesiones del prestigioso médico argentino y doctor en medicina Salomón Schachter

Solía ser médico.
- Ahora soy prestador de Salud.
Solía practicar medicina.
- Ahora trabajo en un sistema gerenciado de salud.
Solía tener pacientes.
- Ahora tengo una lista de clientes.
Solía diagnosticar.
- Ahora me aprueban una consulta por vez.
Solía efectuar tratamientos.
- Ahora espero autorización para proveer servicios.
Solía tener una práctica exitosa colmada de pacientes.
- Ahora estoy repleto de papeles.
Solía emplear mi tiempo para escuchar a mis pacientes.
- Ahora debo utilizarlo para justificarme ante los auditores.
Solía tener sentimientos.
- Ahora sólo tengo funciones.
Solía ser médico.

... Ahora no se lo que soy.


No hay comentarios: